Nuestra particular historia de la Navidad, por 6C

Durante estas navidades, iremos publicando los cinco cuentos más votados por los alumnos de 6C, de entre aquellos que ellos mismos escribieron para el concurso de cuentos de Tajamar.

Los cuentos fueron leídos por D. Nacho en clase de lengua -a lo largo de dos horas y en distintos días- y sin revelar el nombre del autor; acto seguido, fueron votados de manera anónima. Los iremos poniendo en orden -de tal modo que éste que ahora publicamos ocupa el 5º lugar en la votación-  y, al final de las navidades, el ganador y sus propios compañeros de clase podrán saber quien recabó un mayor número de votos:

¡El ganador de este año, todavía no sabe que lo es!




Navidades sin Papa Noel, por Fernando Ortiz
(5º puesto)

La Navidad se acercaba para Javier y su familia. Todo estaba preparado para la llegada del adorado gordito rojo con barba blanca. 
Javier y su hermana María habían escrito la carta a Papa Noel, pero un día antes de Noche Buena, los hermanos se enfadaron porque las cartas se habían perdido. 

Salieron por la noche no muy tarde a jugar con sus amigos; al rato todos se fueron,y Javier y María se quedaron pasando el rato en un banco. Estaban tan enfadados que cuando vieron  una estrella fugaz en el cielo desearon que Papa Noel no fuera esa noche a visitarlos.

Más tarde entraron en su casa -se hacia tarde- y descubrieron que estaba vacía. No supieron que hacer y esperaron ahí, sentados y recelosos, cuando de repente vieron a un señor igualito que papa Noel que había amueblado la casa y que vivía ahí.

Lo siguieron hasta el garaje donde descubrieron que tenía ¡un trineo! Se montó, se puso el uniforme y salió volando, los niños se quedaron asombrados porque habían descubierto que aquel garaje era donde realmente vivía  papa Noel. 

Lo que aquel gordito vestido de rojo ignoraba, era que los niños se habían escondido e iban de polizones en el trineo. Llegaron a la famosa fabrica de los duendes, donde todos estaban de los nervios preparando los regalos para la gran noche. Entonces Papa Noel se dirigió a su despacho, donde  veía en su gran bola a todos los niños del mundo, de repente  se fijo en un banco de un remoto parque... Dos niños pedían un extraño deseo: que no les visitase. ¡Eran ellos! Papa noel escuchó atónito como decían que ojalá no viniese esa noche.

 A la noche siguiente Papá Noel se encontraba 'en mal estado' como para repartir todos los regalos. Pero, ¿Quién lo haría? ¡Los niños de todo el mundo se quedarían sin Noche Buena! Entonces Javier y María se dieron cuenta del error y pidieron -a otra estrella fugaz que pasó- que Papa Noel se mejorara, para que la ilusión de los niños no se quebrantara.

De repente, como si alguien hubiera soplado un polvo mágico en su cara, se despertaron de la visión y se encontraron de nuevo fuera de su casa, en el mismo banco donde habían pedido el mal deseo. Entraron corriendo a su casa, y vieron que todo estaba normal, cenaron en familia y a la mañana siguiente habían recibido algunos de sus regalos que habían pedido.


Recuerda... LOS MALOS DESOS TE PUEDEN PASAR UNA MALA JUGADA.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.