'La ilusión de Andrea', por Óscar Montes (3ª posición)



Andrea era una niña muy buena, venía de una familia pobre con muchos hermanos que no tenían ni para comer, y ella fue adoptada por una familia muy rica.

A la niña le encantaba la Navidad, pero su nueva familia no creía en los Reyes Magos, ni en Papa Noel, ni en nada que tuviera que ver con estas fiestas. Sólo les gustaba  viajar de país en país y hacer muchas compras... pero no tenían el espíritu navideño que en su casa había.

Aunque sus verdaderos padres no tuvieran muchos recursos, a todos sus hijos les habían dado enseñanza en el respeto,en valores y les habían ayudado con su ejemplo a ser buenas personas; y aunque no celebraban estas fiestas a lo grande -por que no tenían dinero- si lo hacían muy intensamente, paseaban por las calles principales, miraban escaparates... y soñaban.

El sueño de la niña era poder hacer un árbol Navidad muy bonito y con mucho amor para que a sus nuevos padres le gustase.Sus  padres adoptivos  eran muy buenos, pero también muy autoritarios, y no iban a dejar que Andrea les hiciera cambiar de pensamiento en torno a la Navidad.

Por eso, contrataron  vigilancia para  que Andrea no  pudiera siquiera acceder a internet para ver árboles, adornos; ni para salir a la calle, para que así se le quitase de  la imaginación  la Navidad, ya que por esas fechas todas las calles estaban ya adornadas.

Al día siguiente era Nochebuena y no tenía preparado nada, y se puso a llorar todo el día. En la noche,  cenaron todos como una familia, con mucha y rica comida. Andrea vio que los guardias no eran muy espabilados y cuando sus padres salieron para ir a ver una obra de teatro, les indicaron  que vigilasen muy bien a la niña, por lo que pudiera hacer. Andrea estaba esperando a que se durmiesen los guardias.

Al cabos de tres horas se durmieron y Andrea aprovechó y cogió un hacha y una linterna para ir a un bosque y cortar un árbol. Cuando la niña  tenía el árbol en su espalda se topó con unos cámaras de televisión que estaban grabando un programa en el que contaban como celebraban los habitantes del pueblo la Navidad y sus costumbres. Andrea contó a los periodistas que le estaba costando mucho esfuerzo esté año celebrar la Navidad, es más creía que ya las fechas que eran casi que no lo conseguiría.

Los cámaras conmovidos con la historia hicieron llegar las imágenes a la sala de teatro donde se encontraban sus padres. Estos al verlo no hicieron más que llorar y descubrieron lo egoístas que habían sido con la pobre niña.

A la mañana siguiente, cuando Andrea se levantó, sus padres estaban otra vez preparados para salir de compras como siempre, pero esta vez era distinto: iban a comprar todo lo necesario para 'vestir'la casa de arriba a abajo... con adornos de Navidad.

Cual fue su sorpresa cuando después de comprar, vio que se dirigían al barrio donde vivían sus padres con sus hermanos y les llevo comida, ropa y regalos y les prometió que pagaría todos los estudios de sus hermanos y que se podrían visitar siempre que quisieran. Andrea fue tan,tan feliz que no se lo podía creer.

Fueron las mejores Navidades de su vida.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.